martes, 28 de julio de 2015

Mi escudero

Érase una vez tan solo un escudero
Que con el corazón en pedazos lloraba a su santo
pidiéndole su muerte se ahogaba en llantos
"¿Qué hice oh mi señor?
¿Es esto acaso humano?
He roto corazones y la culpa sangra en mis brazos"
Y los santos, secretamente malvados, callaron
"Yo quise ser guerrero,
escribir mi nombre en cada cielo
En nombre del amor luché
y así por la espalda muero
Ahora mi corazón llora
lamentando ser tan solo un escudero"
Y los santos, patéticamente vagos, callaron
Enfadado se marchó el escudero
confuso, triste y acobardado
Perdió la fe el escudero
en todo lo que le enseñaron
Y aun llorando juró a los vientos
Que a nadie más haría daño.

Pasaron los años y el escudero olvidó
A hacer volar sus alas, a sentir amor
Pero hay cosas que no cambian
Cuenta una canción.
Cuando sus labios se agrietaron
cuando su corazón enfermó
cuando el pobre escudero moría
ahora lleno de amor
Un ángel venido del infierno
algo nuevo le enseñó
Que las oportunidades se van
si la experiencia mata su valor
Merece la pena el equivocar
que el no poder intentar
Pues como la vida manda
todos llorarán por amor
y no por ello hay que parar
de buscar quien mitigue el dolor
Pues no realmente los corazones mueren
Aunque ya acaben su canción

No hay comentarios:

Publicar un comentario