jueves, 20 de agosto de 2015

Recuerdos robados


Ella se fue a la cama con sus besos de buenas noches rondándole la cabeza. En sus oídos todavía distinguía el susurro de los labios que le habían traído el calor de vuelta al cuerpo. "Goodnight, love" Ella no pudo evitar reprimir una sonrisa. Tantas veces que le había llamado así y hasta ahora no le había causado ninguna diferencia. Hoy se iba a la cama con el corazón desbocado como una adolescente; embelesada por sus palabras, hipnotizada por sus miradas y colocada por sus besos. Que en la cama la esperaron otros cuantos más ardientes; ninguno de sus corazones quería estar separado del otro por más tiempo. Y tanto se necesitaban que sus cuerpos acabaron entrelazados... primero despacio y dulce, luego rápido y salvaje. La vida, la vida digo. Y cuando las fuerzas decidieron marcharse, recostó su cabeza contra el pecho de su capitán, jugando con sus dedos a acariciar el pelo que tantas cosquillas le había sacado. --El ritmo de esa batería que oía, al principio desenfrenado, se fue calmando hasta dejarla dormida--. Entonces cerró el libro, apagó la luz de la mesilla y repitió el recuerdo que le habían regalado. Estaba prohibido hacer algo así, no era un recuerdo suyo. Parecía haberlo robado. Pero el libro se lo ofreció y ella al leerlo, a su capitán al fin besó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario