lunes, 11 de enero de 2016

Probablemente haya condenado a un niño a unas cuantas burlas en la escuela

Cuaderno bitácora
10, enero, 2015. 18:00 horas. Artes Escénicas Alcalá. Lugar: Auditorio Paco de Lucía, Alcalá de Henares.

 Hoy ha sido un día para recordar. Mi niña pequeña interior estaba gritando de alegría. 
Después de unos nervios insanos, como siempre, antes de cada actuación... Después de tan solo dos meses de duro trabajo, estrenábamos el musical Conciertos Disney, en beneficio de Aphisa y Aderah. 

La actuación fue sobre ruedas. Hubo muchas risas, aplausos y una gran respuesta por parte del público. No está de mas volver a felicitar a los cantantes, al Ballet Attitude y a los directores. 

Vinieron a vernos no solo nuestros fans incondicionables, nuestros amigos y la familia; sino también buena parte de ambas asociaciones, y hasta las máximas autoridades de Alcalá de Henares. 
¿El resultado? No pudimos ofrecer el espectáculo a todos, y de las setecientas butacas que albergaba el auditorio, llenamos todas en dos semanas, dejando, sin exagerar, a otro auditorio entero más con las ganas. 

Ahora es el momento en el que escribo una pequeña llamada de atención antes de deciros lo que he venido a contaros con detalle: Queremos hacer muchas, muchísimas más. Habéis visto unas voces que Alcalá no se creía que tenía, un ballet buenísimo e incansable, y un equipo de actuación muy comprometido que hizo a todos los niños pasar una tarde inolvidable através de los mundos mágicos  por los que los llevaron. Abran sus teatros, aviven esa llama que os hace levantaros de la cama a ver un buen espectáculo muy económico. Estas personas no buscan lucrarse, buscan que esta compañía tan trabajadora pueda tener buen material para seguir dando espectáculos y haciéndoos disfrutar. ¡Pues claro que desean repetir este dia tan especial haciendo galas benéficas! Les encanta. Y también desean que los que no nos vieron, puedan disfrutar igual que los demás otro día, ¡Así que contacten con ellos ya!

Dejando a un lado la publicidad que deseaba darles, he aquí la parte más importante de mi experiencia:

            Una marabunta de niños fue a agradecerme y felicitarme el espectáculo. "Eres mi favorito", decían. Y yo, la mar de contenta, me hacía fotos con ellos, les daba "polvo de hadas", y les cogía en brazos (Díganselo a mi hombro dislocado). Menudo alimento para mi ego.

             Jamás me olvidaré, sin embargo, de dos niños muy especiales.
Una niña me dijo que tenía mucho miedo de la oscuridad, y yo le aconsejé un "truco de magia", que su mamá le encendiera una velita por las noches, que yo (mi personaje) estaría en la luz para protegerla. Y así de repente, la niña borró su expresión de tristeza y algo de vergüenza por una gran cara de alegría. Pero todavía más exagerada fue la cara de su madre. Creo que ella estab cien por cien segura de que había acabado con uno de los mayores miedos de la infancia de su hija.

Otro niño (tengo que decir que este fue mi favorito, lo siento, pero lo entenderéis enseguida), vino a darme un abrazo, un beso y a sacarse una foto. Dijo que me quería mucho. Y yo le pregunté que si creía en mí. ¿Qué respondió? "Sí, y siempre". No pude evitar decirle en ese momento que entonces, yo estaría ahí para él (mi personaje), siempre también. Se puso muy contento. Demasiado.
Ya casi era la hora de recoger. Pensé que se había marchado. Y de pronto, aparece por mi espalda y me da un abrazo de esos cargados de infinita ternura. Me había buscado, había venido a despedirse, y estaba triste por irse. Y en su cara vi algo que pensé que no vería en los tiempos que corren, vi que nunca dejaría de creer en la magia, pasara lo que pasara, y que su vida estaría muy, muy ligada a ella.

              Eso significa, en buena medida, unas cuantas burlas en clase. Es tristemente inevitable. Y, sin embargo, no va  a dejarse llevar. Sé que se acordará de aquel día. Sé que se acordará de la actuación, que para ellos no pareció nada de eso. Y dentro de unos años, sé que será un escritor increíble. Sé que podrá hacer series, películas, libros... que nos hagan soñar como hicimos nosotros con él. O tal vez pinte, esculpa o haga música... La cuestión es que de eso ya no se puede librar. Como otra niña, que le confesó a mi compañera y amiga, Lucía García, que de mayor quería ser actriz como ella.

           Y es que, gracias a esto, te das cuenta que las cosas bonitas no se van a morir en los cuatro gatos "cuerdos" de tu generación. Que todavía le puedes pasar la herencia a la siguiente. 

         Así que sí, probablemente haya condenado a un niño a unas cuantas burlas en la escuela, y no me arrepiento de nada. Interpretar a la personificación de la Magia es lo mejor que he podido hacer.

                                                              "La magia no tiene fin"


Para ver el resto de las fotos, visita el facebook de la compañía: Artes Escénicas Alcalá




          

No hay comentarios:

Publicar un comentario